lunes, 19 de abril de 2010

Bioferia: Los cultivos orgánicos nos esperan

Cada sábado desde hace nueve años se desarrolla en Miraflores una bioferia de productos cultivados sin pesticidas ni químicos. Pequeños productores que se dan cita para impulsar la cultura orgánica en nuestro país. Una interesante propuesta con gran acogida internacional, recordemos que según ADEX el 2007 nuestro país exportó 161 millones de dólares en productos orgánicos. En Perú el comercio orgánico sigue ganando terreno, promoviendo buenas prácticas ambientales y nutricionales, y beneficiando localmente a los 35, 000 pequeños productores y agricultores que por diversas razones apuestan por esta propuesta saludable, con gran proyección en otros países.

Es sábado y decidimos llegar temprano al histórico Parque Reducto Nro. 2 con la intención de conocer este lugar convertido en el foco de atención de un público interesado en los cultivos orgánicos. Durante el recorrido encontramos amables personas deseosas de explicar los procesos seguidos en el cultivo de sus saludables productos, usando compost como abono y controladores biológicos de plagas en vez de pesticidas.

En el lugar se ofrecen cerca de 800 distintos, entre frescos y procesados. Hay hortalizas, hierbas aromáticas, tubérculos, frutas, menestras, café, panes artesanales, aceitunas, encurtidos, néctares, aceites, chocolates, variedades de yogures, quesos, mermeladas, huevos, semillas, medicina natural, compost y hasta prendas de vestir como polos de algodón nativo. Nos llamó la atención la presencia del pisco “La Caravedo”, convertido en el único licor orgánico peruano, certificado y exportado a Europa. Todas las semanas se invita a personas interesados en objetos afines como juguetes de madera reciclada y en desuso (pintados con cera natural), instrumentos musicales, entre otros.

La iniciativa surgió 1999, coincidiendo con el “Día Mundial del No Uso de Agroquímicos” que se conmemora cada 4 de diciembre. Fue entonces que la Asociación Eco-Lógica Perú, con el apoyo de la cooperación internacional (Holanda, Suiza y Alemana) asumió el reto de crear una bioferia de alimentos cultivados sin agroquímicos ni fertilizantes sintéticos. Es una inquietud destinada a colocar en la mesa del consumidor alimentos saludables, de buena calidad y modificar dañinos hábitos alimenticios.

Se trata de un mecanismo de venta especializado y único en comestibles ecológicos acreditados. Una investigación permitió conocer que aunque éstos se ofertan en otros establecimientos, los clientes prefieren la bioferia miraflorina por la comunicación directa con los productores. Ocurre que apostar por lo orgánico es, también, algo cultural, una manera de ser y de ver el mundo, una actitud frente a la vida moderna, una vocación de diálogo permanente, de estrechar lazos e integración con la comunidad. Es ir más despacio, es darse un tiempo para escoger, para charlar, para disfrutar del espacio abierto, y aunque suene a poesía, es bueno mencionar que desde el punto de vista comercial es un negocio rentable. El precio cubre los costos e incluye utilidades no menores al 20%. Los productos cuentan con una certificación otorgada por alguna de las siete empresas especializadas en el Perú, que se renueva anualmente y tiene un costo de entre 300 y 1.500 dólares, en función de la lejanía de los sitios a inspeccionarse y los servicios requeridos.

La bioferia se ha convertido es un espacio educativo donde se desarrollan actividades de sensibilización sobre el uso de métodos naturales en prácticas agrícolas y, además, se difunden temas culturales relacionados con los recursos naturales, la conservación del ambiente y su vinculación en la vida del ser humano, complementada con la presencia de promotores de agricultura ecológica, del cuidado de la salud y el fomento del ecoturismo. Hay charlas, talleres, teatro, exposiciones educativas, información ecológica, entre otras para acercar al visitante al patrimonio natural.

Una de sus fortalezas es el trato personalizado y la capacidad de los productores de explicar cómo realizan sus cultivos y su compromiso con esta forma diferente de producción. El consumidor aporta sus sugerencias de cómo incrementar la variedad en la oferta. La Asociación Eco-Lógica Perú, gracias al auspicio de la municipalidad de Miraflores, ha hecho de este escenario un lugar de encuentro de gente que valora su calidad de vida. La calidez en el trato se respira desde que uno llega. Reciben numerosas visitas de entidades educativas, turistas, amantes de la naturaleza y público interesado en informarse sobre esta experiencia y conocer productos de diversas zonas del país.

Se tiene planes de expansión en diversos distritos de la capital. El sábado 6 de junio, al día siguiente de "Día Mundial del Medio Ambiente", se instalará la bioferia en el atractivo Parque de la Amistad de Santiago de Surco. Una buena alternativa para conocer la creatividad de un negocio "verde", su impacto favorable en la gestión ambiental y la posibilidad de acceder a productos saludables.

2 comentarios: